Harry Keane

La temporada pasada, el Borussia Dortmund de Thomas Tuchel caminó por Europa con un sistema cogido con pinzas. Su hiperofensividad no pudo ser lo equilibrada y consistente como para poder competir al máximo nivel. Tenía vértigo y desparpajo pero la ausencia de control, táctico y emocional, le costó caro ante el Mónaco de Jardim. Con Peter Bosz a los mandos, las intenciones no parecen variar demasiado salvo en la búsqueda de una mayor ortodoxia con la pelota pero para poder competir con los mejores necesita de efectividad arriba y mucha calidad atrás. Ayer, el Tottenham de Pochettino subrayó la sensación de que a los alemanes se les puede contrarrestar con cierta sencillez.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
Y es que los ingleses tampoco necesitaron de su mejor versión para conseguirlo pero sí una que explotara las carencias germanas. El partido, que empezó con contundencia, con tres goles en 15 minutos, se desarrolló después con un ritmo parsimonioso. El técnico argentino, ya con ventaja en el marcador, replegó de la siguiente manera: los once futbolistas en campo propio, las dos líneas de zagueros y medios muy muy pegadas, con la primera bastante alzada y de cinco hombres. Sin espacio entre líneas pero dejando espacio a su espalda, gestionada por cinco hombres, siempre más complicado que hacerlo con cuatro, dejo la puerta a que el BVB activara esos espacios.

Pero su circulación fue siempre muy previsible y pesada. Sólo Pulisic y Aubameyang pudieron puntualmente correr en transición. Con desventaja en el electrónico, al BVB le fue muy difícil justificar e imponer su propuesta. Los laterales se abrían para garantizar un apoyo fijo, y por dentro, ante Dier, Dembele, Eriksen y Son, los apoyos de Dahoud y Kagawa fueron insuficientes. Bosz comenzó a mandar a sus centrales a escoltar a Sahin para cerrar el contragolpe pero la medida no era más que un parche. Con la pelota, el BVB sumaba pases pero no superaba líneas ni profundizaba, facilitando la defensa británica.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
La consecuencia es lo que viene sucediendo en las últimas ediciones de la Champions, y tiene que ver con su calidad defensiva para corregir y enfrentar duelos individuales a campo abierto, una circunstancia del juego que puede verse muy exigente pero con la que el BVB ha de convivir dada su filosofía. Burki, Sokratis, Toprak, Piszcez o Toljan fueron siempre superados por Son, Eriksen y un demoledor Harry Kane, uno de esos grandes delanteros de la competición que comprometen las ideas de un Borussia Dortmund con problemas para mostrarse competitivo hasta el momento.

Disposición defensiva que por lo visto estaba plantada en como transitar tras la recuperación. Los 5 jugadores enfocados al robo por dentro eran jugadores con un muy buen primer pase (Los belgas, Dier, Erikssen y Dembelé), por lo que buscaban desde el primer contacto saltarse el primer bloque de presión pérdida borusser con verticalidad, el receptor siempre fue un imperial Kane en los apoyos, siempre en el lugar correcto, siempre con los toques necesarios para encontrar de cara a los lanzadores (Erikssen y Dembele) y un Son magnifico corriendo a los espacios, el coreano siempre buscaba el ‘pase pasillo’ que dice Bielsa, alejandose del balón e incrustandose entre centrales y laterales para correr desde ahí. Versión muy seria de los Spurs.